EN MOMENTOS DE PANDEMIA, NECESITAS RESCATAR LA VISIÓN DE TU EMPRESA

En este artículo no hablaremos de la visión como parte de tu portafolio o como el letrero de la entrada de tu empresa. Mas bien, hablaremos de la visión como el combustible que necesitas para darle vida a tus ideas y tus sueños.

Ten claro un punto importante. No confundas el poder de adaptación y la capacidad de resolver imprevistos, como el que vivimos actualmente, con el hecho de vivir sin norte y sin rumbo fijo.

Para ser exitoso y reinventarte, sobre todo en momentos de crisis, necesitas contar con una brújula. Una carta de navegación que te permita planear y saber hacía donde guiarás tu empresa.

¡Comencemos por lo básico!

Todo negocio, o bueno la mayoría, comienzan por un sueño, que te lleva a un momento en el que la inspiración fluye por tus venas.

Pero ¿qué es lo que hace que esa idea se convierta en realidad? ¡Sencillo! Le das vida a esa idea cuando la pones en un papel, investigas sobre ella y le comienzas a dar estructura, convirtiéndola en un proyecto.

No importa que tan loco sea, todo es posible, no hay límites.

Y, ¿qué sigue después?

Una vez materializaste la idea, es pertinente hacer una investigación de mercado que te permita ver la viabilidad de tu proyecto.

En esta etapa te sugerimos revisar tus primeros números, analizar los competidores, determinar tu nicho de mercado y estructurar tu “cliente soñado”. Quizás pienses en aliados estratégicos o elabores con nosotros tu ruta legal.

Pero, lo importante es…

la inspiración que esa idea genera en ti o como ella permite que reinventes tu empresa. La pasión que le metes para que eso que llamas proyecto, se convierta en tu propia empresa y crees nuevas realidades para ella.  No hay nada mejor que levantarse día a día pensando que tu propio negocio lleva impresa tu motivación.

Producto o Servicio Mínimo Viable (PMV – SMV)

Llega un momento en el que debes crear y desarrollar un PMV o SMV, aquel producto o servicio que cumple con los requisitos mínimos que necesitas para validar si es aceptado por tus clientes, si lo compran, si te hacen sugerencias de cambio o para saber cómo rota en el mercado.

Esta etapa es bien importante porque sabrás si podrás seguir para adelante o mejor cambias de idea.

Y ahora, ¿qué sigue?

En este momento te das cuenta que puedes comenzar a vender tus servicios o entras en la etapa de producción de tus productos.

Comienzas a vender y te encuentras pedaleando, sin saber hacia donde vas

Allí es donde te das cuenta de la importancia de tu Visión y te sales de la tan mencionada carrera de la rata. Tener claro hacia dónde vas, cómo llegarás, con quién lo lograrás, cuándo será, entre muchas otras preguntas, te pondrán a pensar con más claridad sobre la estructuración de tu modelo de negocio y su planeación estratégica, y para lograrlo necesitarás recordar tu visión.

La Visión es, entonces,

la carta de navegación de la que hemos hablado. Es la que me permitirá seguir adelante, así exista una pandemia en curso o aún mejor, recordar mi visión me genera enfoque para reinventarme y reinventar mi idea, mi negocio o mi empresa.

Si aún no tienes de esa visión de la que te hablamos, te sugerimos pensar en cuáles son esos objetivo que te has propuesto.

Por ejemplo, si uno de tus objetivos es ofrecer a tus clientes soluciones integrales para lograr fidelizarlos, allí tendrás la posibilidad de diseñar una ruta de acción, un A B C… En pocas palabras, la creación de objetivos te da la posibilidad de crear estrategias en diferentes áreas de tu empresa como la administrativa, operativa, financiera y por supuesto la legal.

Pero ¿de qué sirven los objetivos sin la motivación?

Eso no cuadra ¿cierto?

Lo que hace que tu visión funcione es cuando te das cuenta que necesitas tener ciertas cualidades importantes. La acción masiva es una de ellas.  Es esa capacidad de intentarlo una y otra vez por diferentes caminos hasta hallar la forma correcta. Es confiar en tus capacidades, tu conocimiento, es cuando crees que lo puedes lograr.

¿Cómo Hacerlo?

Te recomendamos plantearte unos objetivos, que bien se conocen como objetivos S.M.A.R.T, y motívate constantemente para que perdure tu poder de intentarlo cuantas veces sea necesario, pero ya no irás a tientas, irás con la seguridad que tu visión es parte de la planeación estratégica y contiene, de forma clara, los objetivos propuestos.

Si quieres saber mas, te invitamos a leer el próximo artículo donde les explicamos los objetivos S.M.A.R.T.

Y en caso de dudas, recuerda que nos puedes consultar como crear tu modelo de negocio, tu plan estratégico y sobre todo como activar esa motivación para emprender con lo que mas te gusta hacer.